Buenas noticias sobre la familia en EE.UU.

pexels-photo-1682497
Aunque algunos medios de prensa y productos de entretenimiento estadounidenses se empeñan en firmar el acta de defunción del matrimonio y la familia tradicional, los investigadores Alysse ElHage y Bradford Wilcox apuntan en USA Today que, durante la década que acaba de finalizar, la realidad ha dado pie a más noticias positivas que negativas en este tema. Y los hechos favorecen, particularmente, a los hijos. “Algunos productos culturales de éxito [como Historia de un matrimonio] dan la impresión de que muchos matrimonios son un desastre, y que la deriva hacia el divorcio es lo más común en nuestros días”, señalan los expertos, que citan además dos artículos en el New York Times y en Brookings Institution sobre la “desaparición” del matrimonio o la “dificultad” para restaurarlo. La realidad, sin embargo, difiere de este panorama. “En primer lugar, el divorcio ha caído. De hecho, la tasa ha ido descendiendo desde que alcanzó su pico en los años 80, durante la revolución del divorcio. Según nuestro análisis, la tasa ha bajado un 25% en la última década hasta el punto actual, en que hay 15 divorcios por mil personas casadas, la misma proporción que en 1970. Y los especialistas predicen que continuará cayendo”. Según los sondeos, explican, los estadounidenses se han vuelto menos inclinados al divorcio, en buena medida porque –y en esto cita al experto en estudios de familia Richard Reeves– “el matrimonio moderno no va principalmente de dinero, sexo o estatus. Va de hijos”, una razón por la que las parejas invierten más en mantenerse unidas. En segundo lugar, Wilcox y ElHage constatan que ha descendido el número de hijos nacidos fuera del matrimonio. “Como ha explicado Lyman Stone en el blog del Institute for Family Studies, aunque los motivos de ese declive son complejos, ‘nos estamos acercando a una década de descenso de los nacimientos en hogares de mujeres no casadas’”. En concreto, han caído del 41% en 2009 al 39,6% en 2018. Por último, los estudiosos anotan que la proporción de niños que crecen en familias casadas está yendo al alza, a pesar de que la inestabilidad familiar y la monoparentalidad son aún muy altos. “Desde que tocamos fondo en 2014, hemos visto un pequeño incremento en el porcentaje de niños criados por sus padres casados. Concretamente, el número ha subido del 61,8% en 2014 a 62,6% en 2019, según nuestro análisis de los datos del Censo. Esperamos que siga subiendo en los años por venir”. “¿Qué significa todo esto para los niños estadounidenses? Los niños criados por sus padres casados disfrutan de ventajas con efectos duraderos”, como “mayor estabilidad económica, mayor seguridad física, unos padres más implicados y mejores resultados en el orden psicológico, educacional y social”, concluyen.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares