Cuando la mascota “me comprende”

Mascotas
Nunca antes en la historia hubo mejor época que esta para ser perro. O gato, loro, conejo o iguana. Para serlo, tener dueño y vivir en casa, o sea, para ser mascota. De hecho, incluso la palabra dueño ha sido desplazada en muchísimos casos por un término con más candor afectivo: padre, o por uno que denota incluso sumisión ante el ser irracional: mayordomo, que es como prefieren llamarse a sí mismos, en Corea del Sur, los que cuidan de

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares